SIGNApuntes - (lengua de signos)

Apuntes sobre la Lengua de Signos y el ejercicio profesional de su interpretación
 
ÍndiceÍndice  BIENVENIDOSBIENVENIDOS  CalendarioCalendario  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Volver al

 
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Temas similares
Foro

Comparte | 
 

 Lengua de Signos - revista Colaboraciones

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Admin
Admin


Cantidad de envíos : 3851
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Lengua de Signos - revista Colaboraciones   Vie Feb 27 2009, 22:04

El siguiente artículo proviene de la sección de publicaciones de la web de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Resulta especialmente interesante el recorrido que hace por los distintos hitos que han marcado el desarrollo de la lengua de signos y su estatus en españa, las primeras publicaciones de diccionarios, la famosa tesis de Mª Angeles Rodríguez, los primeros Congresos...

Descarga el artículo completo en pdf aquí:






lengua de signos española

spanish sign languages
Pilar Lara Burgos
Francisco Martínez Sánchez
Miguel Vega Expósito

Resumen

Recientemente, el Congreso de los Diputados ha aprobado por unanimidad la ley por la que se regulan y reconocen las lenguas de signos en nuestro país. Se trata de una reivindicación histórica de la comunidad sorda española. Son sistemas lingüísticos viso-gestuales que cumplen con todos los requisitos para ser consideradas como lenguas de pleno derecho.


Sumario
1. Introducción
2. Propiedades del lenguaje humano aplicadas a las lenguas de signos
3. Perspectiva histórica del uso de la lengua de signos española
4. Expansión de la LSE en nuevos ámbitos
5. Análisis de la situación actual de la LSE
5.1. Educación y familia
5.2. Administraciones públicas y servicios
5.3. Medios de comunicación social, telecomunicaciones y sociedad de la
información
6. La situación de la Lengua de signos en Andalucía
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://signapuntes.8forum.info
Admin
Admin


Cantidad de envíos : 3851
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Lengua de Signos - revista Colaboraciones   Vie Feb 27 2009, 22:10

1. Introducción
A lo largo de la historia, las lenguas de signos, lenguas naturales y propias de las comunidades de personas sordas, han sido lenguas minoritarias y minorizadas por la sociedades en las que han convivido; son sistemas lingüísticos cuyo canal de expresión y comprensión, el viso-gestual, proporcionan una respuesta cultural a una situación fisiológica dada, la sordera, y cuyos usuarios, han reivindicado su uso, conocimiento y expansión como principal vehículo de integración, así como vínculo de identidad de un grupo sociolingüístico del que forman parte.

Se trata de lenguas vivas, en plena ebullición actualmente, lenguas que gozan de una extraordinaria salud y que apenas han sido descritas lingüísticamente; a pesar de todo ello, paulatinamente, estamos asistiendo con su estudio, desde hace ya algunas décadas, a una aportación fundamental a la ciencia del lenguaje, al fenómeno de la comunicación y lo que es más importante, a satisfacer un derecho fundamental de sus usuarios, un derecho incuestionable: la participación en términos de igualdad de un colectivo, el de personas sordas al que, durante siglos se le ha negado ciertos derechos lingüísticos y por lo tanto humanos de primera magnitud, como es el derecho a la información, a la comunicación y a la cultura.

En nuestro país existen dos lenguas de signos: la lengua de signos española, en adelante LSE y la lengua de signos catalana, LSC, cuyo ámbito de actuación se circunscribe a Cataluña. Según datos de la propia CNSE (Confederación Estatal de personas Sordas), son aproximadamente cuatrocientos mil usuarios de estas lenguas y en este número no solo englobamos a las propias personas sordas, sino que también entrarían a formar parte, familiares, amistades, profesionales y otros grupos que interactúan con este colectivo.

Las reivindicaciones que desde sus orígenes el movimiento asociativo de personas sordas está llevando a cabo por el reconocimiento legal de su lenguas en el estado español está empezando a dar sus frutos. El 16 de septiembre del 2005, el Consejo de Ministros aprobó un antepro yecto de ley para el uso, conocimiento y aprendizaje de las lenguas de signos española y catalana, por el que se dio luz verde al trámite parlamentario para que se apruebe una ley que reconozca estos sistemas lingüísticos como lenguas naturales y propias de las comunidades de personas sordas en nuestro país.

Recientemente, el pasado 28 de junio del 2007, el Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad el reconocimiento legal de las lenguas de signos en España.

Por lo tanto, estamos asistiendo a un momento histórico para la comunidad sorda en nuestro país, una de sus más antiguas reivindicaciones –el reconocimiento legal de la LSE y la LSC– está llegando a su fin.

Con esta ley, las administraciones educativas facilitarán el aprendizaje de las lenguas de signos, se impulsará su presencia en los distintos sistemas de comunicación, se podrán solicitar intérpretes de estas lenguas y se crearán los Centros de Normalización tanto de la LSE como de la LSC en el ámbito de Cataluña.

Con anterioridad a esta aprobación del Congreso de los Diputados, algunos Parlamentos Autonómicos, como es el caso de Cataluña en el año 1994 o el Parlamento Andaluz en el 2003, instan al gobierno central al reconocimiento oficial de la LSC y la LSE respectivamente.
Además, en los estatutos de autonomía catalán, valenciano y andaluz, las lenguas de signos aparecen como lenguas de las comunidades sordas de estas comunidades.

(En el caso del estatuto de autonomía andaluz, art. 37.6 “Los poderes de la Comunidad Autónoma orientarán sus políticas a garantizar el uso de la lengua de signos y las condiciones que permitan alcanzar la igualdad de las personas sordas que opten por esta lengua, que será objeto de enseñanza protección y respeto”).

Ante toda esta situación, entendemos que el estatus de las lenguas de signos en nuestro país, está cambiando considerablemente, y que desde las distintas administraciones, en los próximos meses, han de darse una serie de respuestas ante la demanda del colectivo de personas sordas en nuestro país. La aprobación de esta ley, constituye uno de los avances sociales que junto a la ley de dependencia, va a constituir una gran conquista de derechos de esta legislatura en curso.
Reconocer unas lenguas supone reconocer la existencia de unas comunidades lingüísticas, además estas presentan su propia historia, por lo tanto es importante resaltar el valor cultural y patrimonial de las lenguas de signos.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://signapuntes.8forum.info
Admin
Admin


Cantidad de envíos : 3851
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Lengua de Signos - revista Colaboraciones   Vie Feb 27 2009, 22:10

2. Propiedades del lenguaje humano aplicadas a las lenguas de signos

Desconocemos el origen de las lenguas de signos. Desde que las personas sordas comenzaron a agruparse, han buscado formas visuales de interactuar unos con otros debido a su situación fisiológica.

Como bien es sabido, cualquier lengua surge ante la necesidad que tienen los individuos de comunicarse, en el caso de las personas sordas, han ido desarrollando de forma natural, en sus respectivos entornos geográficos, sistemas lingüísticos que aún siendo visogestuales, cumplen con las propiedades universales del lenguaje humano.

A pesar de que son cada día más los lingüistas –y no lingüistas– que reconocen en los gestos utilizados por las personas sordas un lenguaje con entidad propia; incluso empiezan a ser frecuentes los manuales de lingüística general que dedican algún capítulo de carácter básico a las lenguas de signos (véase, por ejemplo, Crystal, 1994 y Yule, 1998), a quienes estamos relacionados con la comunidad sorda y su lengua no nos resulta extraño encontrarnos con personas que dudan que las lenguas de signos sean lenguas “reales”. Incluso en círculos de especialistas no es extraño encontrar afirmaciones que cuestionan la condición de lengua de las lenguas de signos. Lingüistas clásicos tan eminentes como F. de Saussure o L. Bloomfield, por citar sólo a dos, lo han cuestionado. Pero no hace falta remontarse tanto en el tiempo; en un libro de lingüística publicado hace tan sólo unos años leemos afirmaciones tan tajantes como la siguiente de E. Martínez Celdrán: el lenguaje humano es un fenómeno oral. La escritura, así como todos los sistemas gestuales, son sustitutos del habla [...] “y dependen de sistemas orales del mismo, incluso cuando son empleados por los sordos de nacimiento” (1996: 9).

Se hace necesario, por lo tanto, comprobar en qué medida las lenguas de signos satisfacen los criterios que diversos lingüistas han propuesto como definitorios del lenguaje humano. Referencia obligada en este contexto es el estudio comparativo entre los sistemas de comunicación animal y humano realizado en los años sesenta por Charles Hockett. Este elaboró una serie de 13 rasgos que cumplían en mayor o menor medida los lenguajes animales en contraposición al lenguaje humano, que los satisfacía todos (Hockett, 1960). Posteriormente, John Lyons (1977) hizo una revisión de esta serie y propuso otra similar de la que excluía aquellos criterios de Hockett que se basaban principalmente en el carácter vocal del medio del lenguaje, y en la que incluía tres criterios nuevos.

De la suma de rasgos propuestos por Hockett y Lyons, a saber, canal vocalauditivo, transmisión irradiada y recepción direccional, transitoriedad, intercambiabilidad, retroalimentación total, especialización, semanticidad, arbitrariedad, carácter discreto, desplazamiento, productividad, transmisión tradicional, dualidad de estructuración, capacidad de aprendizaje, reflexividad y prevaricación, podemos afirmar que cualquier lengua de signos cumple todos los criterios excepto el que se refiere al canal vocal-auditivo del lenguaje. Por supuesto, el lenguaje de signos utiliza un canal de expresión visual-gestual en lugar de acústico-vocal, característica que separa a las lenguas de signos de todo el resto de lenguas. Sin embargo, como ya hemos apuntado, Lyons no considera determinante este rasgo en su definición del lenguaje humano. Él lo explica de la siguiente manera: “Supongamos que descubrimos una sociedad de seres humanos que no hacen uso de la vocalización [...], sino que se comunican por medio de un complejo sistema de gestos. Supongamos además, que, una vez analizados esos gestos, descubrimos que tienen una estructura gramatical parecida a la de nuestras lenguas orales (o de un grado de complejidad similar); supongamos que son utilizados para las mismas o parecidas funciones comunicativas y que tienen otras propiedades (arbitrariedad, dualidad, productividad y carácter discreto) que consideramos definitorias y distintivas del lenguaje con respecto a otros sistemas semióticos. Ante ese hipotético descubrimiento, con toda seguridad afirmaríamos que tal sociedad tiene una lengua” (Lyons, 1977: 86-87, traducción de los autores).
Aunque Lyons parecía ignorar que tales tipos de sociedad efectivamente existen (1), se desprende de sus palabras que la utilización del medio visual-gestual en lugar del vocal-auditivo no es argumento suficiente para afirmar que las distintas lenguas de signos no son lenguas si cumplen el resto de criterios, especialmente los que en su opinión definen y distinguen al lenguaje humano natural: arbitrariedad, doble estructuración, productividad y carácter discreto.

1 Lyons lo plantea como un supuesto porque considera que el lenguaje de signos no es completamente independiente del lenguaje oral. Sin embargo, en una referencia posterior a la Lengua de Signos Americana, él mismo apunta que esta lengua, a diferencia de otros sistemas utilizados por las personas sordas, no está basada en la dactilología, sino que es independiente de la gramática del inglés (1977: 91). Parece evidente que Lyons sólo tenía referencias de la Lengua de Signos Americana, y que no estaba familiarizado con el resto de lenguas de signos, cuyo funcionamiento es similar.

Por lo que se refiere a la arbitrariedad, entendida esta como convencionalidad en oposición a iconicidad, se podría pensar que el carácter icónico de muchos de los signos de las diversas lenguas de signos del mundo es un indicio claro de su carácter no convencional. Es cierto que en muchas ocasiones es posible reconocer los objetos denotados en determinados signos como también es cierto que el lenguaje de signos aprovecha sus posibilidades miméticas con fines lúdicos o estéticos, como recurso comunicativo o simplemente para crear nuevos signos. No obstante, todo ello no nos debe conducir a afirmar que los signos de las lenguas de signos no son convencionales, por varias razones. Los signos icónicos están sujetos a las reglas querotácticas de la lengua en cuestión y pierden su carácter imitativo con el paso del tiempo.

Además, tal iconicidad es en no pocas ocasiones engañosa, pues se ha demostradoque lo normal en las personas ajenas al lenguaje de signos es que identifiquen el significado de un signo sólo después de tener conocimiento de su posible referente. Ello no debe extrañarnos si tenemos en cuenta, por último, que las lenguas de signos de diferentes países suelen ser mutuamente ininteligibles, diferenciándose tanto en sus signos arbitrarios como en los icónicos. La conclusión a la que llegamos, por tanto, es que las lenguas de signos cumplen el criterio de la arbitrariedad y consecuentemente no necesitan crear un signo distinto para cada realidad distinta y pueden hacer uso de los procesos metafóricos para aumentar el número de denotaciones de un signo.

Por productividad se entiende aquella propiedad del sistema lingüístico que permite a los signantes nativos de una lengua de signos en cuestión construir y comprender una cantidad indefinidamente grande de enunciados, incluidos los que nunca se han considerado previamente, empleando elementos conocidos de algunos enunciados para formar otros nuevos. Cuando dos signantes nativos se comunican espontáneamente ofrecen una prueba convincente de la capacidad productiva o creativa de este lenguaje: a partir de un conjunto finito de lexemas y de una serie de reglas de combinación, el signante sordo puede producir o entender cualquier mensaje concebible.

En cuanto al carácter discreto, los signos de este lenguaje se construyen a partir de una serie de elementos formativos llamados queremas, comparables a los fonemas del lenguaje oral. Los queremas se agrupan en diferentes categorías conocidas con el nombre de parámetros: configuración (forma de la mano), localización, movimiento, orientación, dirección y expresión facial. Pues bien, cada uno de los valores o realizaciones de estos parámetros, es decir, los queremas, tienen carácter discreto, son claramente discriminables, se oponen entre sí de forma absoluta y no admiten gradaciones. Dos signos pueden diferir mínimamente (por un solo elemento discreto) y pertenecer a lexemas sin ninguna relación de significado. Por ejemplo, IGUAL y CRITICAR, se diferencian únicamente por el movimiento.

Propiedad esencial de cualquier lenguaje es lo que se ha venido en llamar la doble articulación o dualidad de estructuración. Las lenguas de signos, al igual que las lenguas orales, son sistemas que constan de dos niveles: un sistema físico formado por un número limitado de elementos, los queremas, que no tienen un significado intrínseco; y un segundo nivel en el que los queremas se combinan de modo diferente para formar signos que transmiten significado. Un puño cerrado sin más no significa nada, como tampoco significa nada una mano situada delante de la nariz, ni una mano orientada hacia arriba, ni una mano que hace un movimiento circular hacia abajo, ni una expresión facial neutra, pero combinándolos todos ellos obtenemos el signo para BORRACHO.

Charles Osgood, en su artículo “What is a Language?” (1980), también hace una clasificación de los rasgos que caracterizan el lenguaje humano. Además de los criterios que ya hemos señalado, incluye otros nuevos de los que queremos destacar uno que suele plantear dudas respecto al lenguaje de signos. Nos referimos a la traductibilidad, es decir, la posibilidad de traducir cualquier contenido de una lengua humana cualquiera a otra. Es frecuente que personas ajenas a la comunidad sorda cuestionen la posibilidad de interpretar cualquier mensaje a una lengua de signos, aduciendo que el vocabulario de estas lenguas es necesariamente más pobre y limitado. Resulta obvio, sin embargo, que todas las lenguas se han desarrollado para cubrir las necesidades de sus usuarios y, en este sentido, todas las lenguas son iguales. Es cierto que, por decirlo de algún modo, a las lenguas de signos les “faltan” signos si las comparamos con las lenguas orales más conocidas de nuestro entorno. No existen, por lo que sabemos, en la Lengua de Signos Española signos para conceptos como nihilismo, globo sonda, papaya, feudalismo, etc. Tampoco existían hasta hace muy poco signos para CD-ROM, satélite o gramática, pero se crearon en el momento en que las personas sordas necesitaron hablar de sus respectivos referentes.

Si bien se puede afirmar que algunas lenguas, orales y de signos, disponen de un caudal léxico menor que el de otras, no se tiene noticia de ninguna lengua humana natural a la que no se puedan traducir los contenidos expresados por otra. La lengua de destino siempre puede aumentar su léxico en función de las necesidades o valerse de circunloquios. Por ejemplo, en Lengua de Signos Española para expresar el concepto de copiloto nos valemos del circunloquio PILOTO-COMPAÑERO.

El reducido tamaño del vocabulario de ciertas lenguas ha sido uno de los argumentos que han usado algunos lingüistas para mantener la idea de la existencia de unas lenguas menos evolucionadas o más primitivas que otras, entre ellas todas las lenguas de signos existentes. Otros argumentos esgrimidos a favor de esta idea han sido la supuesta simplicidad estructural de ciertas lenguas, la dificultad para aprenderlas, su grado de concreción, etc.

Sin embargo, los estudios tipológicos nos demuestran que no hay lenguas de gramática simple, fácil aprendizaje o lexicones que no satisfagan las necesidades de sus hablantes, ni siquiera las lenguas de signos.

Una vez que hemos podido comprobar que el lenguaje de signos cumple los principales criterios de definición del lenguaje humano natural, podemos afirmar que las lenguas de signos de las comunidades sordas son lenguas naturales de pleno derecho. Así lo afirman estudiosos del lenguaje como Akmajian et al. (1990) que se refieren a la Lengua de Signos Americana como “un sistema utilizado de forma natural por muchas personas” (p. 425) y la
definen de la siguiente manera:

“Un sistema de signos visuales producidos manualmente, análogos a las palabras, enseñado a los sordos en los Estados Unidos. [...] La Lengua de Signos Americana [...] no es una representación de las letras, sonidos, palabras o sintaxis del inglés, sino una lengua completamente independiente”
(pp. 477-8, traducción de los autores).

A este paulatino reconocimiento de los lingüistas debe seguir el reconocimiento popular y de las autoridades. Gracias a la mayor difusión que está teniendo actualmente el lenguaje de signos, son cada vez más las personas que lo aceptan, respetan e intentan acercarse a él. Asimismo son cada vez más las resoluciones oficiales que recomiendan el reconocimiento y la utilización del lenguaje de signos.

“No hay que olvidar, nos recuerda Juan Carlos Moreno Cabrera, que todas las personas pertenecen a la misma especie, sean de la raza que sean, y que igualmente todas las lenguas, sean del tipo que sean, son realizaciones concretas de una capacidad asociada a esa especie que llamamos lenguaje humano” (1997:21).
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://signapuntes.8forum.info
Admin
Admin


Cantidad de envíos : 3851
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Lengua de Signos - revista Colaboraciones   Vie Feb 27 2009, 22:12

3. Perspectiva histórica del uso de la lengua de signos española
En España ha existido una larguísima tradición científica en torno a la educación de las personas sordas. Nuestro país ha sido pionero en este terreno, la llamada Escuela Española (Siglos XVII al XIX) muy conocida en toda Europa, fue la que promulgó dos ideas geniales para la educación de los sordos en todo el continente en aquella época: La dactilología, es decir, la escritura a través de la configuración de los dedos de la lengua oral, y el estudio científico de la articulación fónica. Navarro Tomás, el más importante fonólogo que ha tenido España, reconoce en numerosos artículos, como la fonética articulatoria nace de la mano del maestro de sordos Juan Pablo Bonet en su intento de explicarles a las personas sordas cómo se articulaba la voz. En este período también se publicó el primer diccionario en el mundo de una lengua de signos, concretamente en el año 1851 de la mano de Francisco Fernández Villabrille, el cual introduce mil quinientas entradas léxicas de la LSE, primer intento de normativización de la lengua de signos en España.
No deja de ser paradójico el hecho de que siendo nuestro país pionero en la educación de las personas sordas –Fray Pedro Ponce de León (1445)– y en su enseñanza se utilizasen los gestos con el fin de instruirles en la lectura y escritura del castellano, la LSE no haya alcanzado el estatus que en otros países de nuestro entorno europeo han conseguido. A pesar de las prohibiciones que estas lenguas han tenido por parte de sus gobiernos respectivos y la sociedad en general, es curioso y significativo el hecho de que estas han sobrevivido pese al esfuerzo ante determinados intereses por aniquilarlas.

A partir de Fray Pedro Ponce de León, y tomándose posteriormente como referencia la Escuela Española en Europa, la educación del colectivo de personas sordas se fue extendiendo por nuestro continente y después por América. Hasta el siglo XIX la utilización de estos códigos visogestuales en el ámbito educativo se daba de una forma normalizada, incluso había personas sordas que estaban directamente vinculadas a su enseñanza.

Tal es el caso de Berthier en Francia o Prádez en España, por citar algunos ejemplos.

En esta época (segunda mitad del siglo XIX), la educación de estas personas basada en métodos exclusivamente orales fue ganando cada vez más adeptos. Comenzaron los avances técnicos y clínicos de la sordera, y en la década de los sesenta se abrieron escuelas en las que se oponían a la utilización de la lengua de signos por considerarlos inadecuados y opuestos a los objetivos educativos que se estaban trazando (Moreno A., 2000).

Una fecha fatídica para las comunidades de personas sordas fue la del año 1880, en el que se celebró el II Congreso Internacional de la instrucción de este colectivo. En el citado Congreso, posiblemente en coherencia con la mentalidad científica evolucionista y darwiniana preponderante en la época, la superioridad del método oralista sobre cualquier otro quedó de manifiesto. Se consideraba que la enseñanza del habla era un objetivo primordial y la utilización de las lenguas de signos perjudicaban seriamente el aprendizaje de las lenguas orales, prejuicio que aún perdura, aunque por supuesto en menor grado, en nuestra sociedad, concretamente en el ámbito médico y educativo.

Las lenguas de signos, desde finales del siglo XIX hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX, están relegadas a utilizarse en ámbitos muy restringidos, tan solo en las asociaciones de personas sordas y en los colegios pero siempre fuera del aula. Esta circunstancia tan prolongada afecta, sin lugar a dudas, al desarrollo normalizado de cualquier lengua.
En la década de los sesenta, en el departamento de lingüística del Gallaudet College de Washington, el lingüista norteamericano William Stokoe publica en 1960 Sign Language Structure: An outline of the visual communication system of the American deaf. Aunque no fue hasta la década de los 70 en la Universidad de San Diego (California) donde Ursula Bellugi y Edward Klima, con la ayuda de Thomas Sebeok, cuando se empezó a publicar la revista Sign Language Studies y las investigaciones en este campo comenzaron a difundirse (Herrero, 2002).

Los estudios iniciados en el campo de la lingüística se extendieron a otros dominios como la sociolingüística, la psicolingüística o neurolingüística. Según señala Herrero (2002) fue desde estas disciplinas “desde las que las lenguas de signos reclamaron su pleno valor lingüístico”. Paralelamente, comenzaron a realizarse investigaciones de otras lenguas de signos en países de nuestro entorno como Suecia, Dinamarca, Francia, Gran Bretaña, etc., del mismo modo que se creaban instituciones europeas especializadas, como el Centre for Deaf Studies de la Universidad de Bristol, el Centre for German Sign Language and Communication of the Deaf en la Universidad de Hamburgo o el Department of Sign Language de la Universidad de Estocolmo (Herrero, 2002).

Estos estudios han ido paulatinamente contribuyendo a cambiar la concepción de las propias personas sordas y de la sociedad hacia este colectivo. Si anteriormente se las consideraba desde una perspectiva patológica, incluso los propios sujetos así se veían, se comenzó a considerar a estas personas como depositarias de una lengua con su propia historia y cultura, en definitiva, como miembros de una comunidad lingüística minoritaria.

Las lenguas de signos volvieron a incorporarse a las aulas, las personas sordas participaban cada vez más activamente en la vida social y progresivamente han ido consiguiendo un mayor estatus.

En este clima, en 1988, el Parlamento Europeo aprobó una resolución sobre laslenguas de signos de las personas sordas con el fin de promover el derecho de las mismas a utilizarlas como su lengua de preferencia. Diez años más tarde, el Parlamento insta nuevamente a los Estados miembros al reconocimiento de las lenguas de signos a través de la resolución Doc B4-095/98. Finalmente, la Recomendación 1598 (1 de abril de 2003) del Consejo de Europa para la protección de las Lenguas de Signos en los Estados miembros, instó otra vez a estos al reconocimiento oficial de las lenguas de signos, diciendo: “la Asamblea reconoce las lenguas de signos como una expresión del valor cultural de Europa. Son una característica de la Lingüística y Herencia Cultural Europea”.

En España, y debido a razones políticas que se vivían en la segunda mitad del siglo XX sufrimos un aislamiento de todo lo que estaba sucediendo en nuestro entorno europeo. En 1957, Juan Luis Marroquín, primer presidente de la Federación Nacional de Sordomudos de España (denominación entonces de la actual CNSE), publica un diccionario que tiene unas 300 entradas en español y lleva por título El lenguaje mímico, posteriormente en el año 1976 se publica una segunda edición. Cinco años más tarde, Félix Jesús Pinedo publica Diccionario mímico español y a finales de la década de los ochenta, concretamente en el año 1989, este autor publica su segunda obra lexicográfica que supone una ampliación del trabajo iniciado unos años antes: Nuevo Diccionario gestual. Este diccionario ha sido fruto de sucesivas ediciones, revisadas y aumentadas por parte de la CNSE y Fundación CNSE, siendo la última edición del año 2005. Además de estas publicaciones hay que destacar la colección de 15 glosarios de LSE de ámbitos específicos publicados entre 2002 y 2004, como resultado de la investigación lexicográfica y que reúnen más de 4.500 signos en los ámbitos de la educación, sanidad, política, economía, etc.; así como el diccionario infantil Mis primeros signos, diccionario para niñas y niños sordos de Educación Infantil y Primer Ciclo de Primaria.

En el año 2006 la Fundación CNSE retoma su producción de diccionarios multimedia iniciada con el DILSE Básico (2000) y DILSE de Neologismos (2000), llevando a cabo la finalización del proyecto DILSE III, Primer Diccionario Normativo de la Lengua de signos española, iniciado cuatro años atrás. Dicho diccionario que verá la luz próximamente, contendrá alrededor de 5.000 signos y ejemplos de uso de cada uno de ellos. Para el desarrollo de tan importante trabajo de investigación la Fundación CNSE ha creado en el año 2006 el Tesoro de la Lengua de signos española, base de datos lexicográfica y multimedia, que es, por una parte, un gran repositorio lexicográfico y por otra, una herramienta que permitirá la validación del trabajo por parte de informantes de manera remota, y también la difusión de los signos resultantes de la investigación a través de diferentes soportes: DVD, Web, teléfono móvil, etc. Los cambios acaecidos en España ante la llegada de la democracia y la aprobación de la Carta Magna en 19782 en la que se reconoce el derecho de las minorías lingüísticas a preservar, respetar y utilizar su propia lengua, ha influido no sólo en lo legislativo en cuanto a protección y derechos lingüísticos de las lenguas del Estado, sino que ha favorecido un clima de opinión en el que la sociedad entiende y valora la diversidad lingüística.
2 Disponible en: http://europa.eu.int/eur-lex/lex/LexUriServ/ site/es/oj/2004/c_310/c_31020041216es00410054.pdf
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://signapuntes.8forum.info
Admin
Admin


Cantidad de envíos : 3851
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Lengua de Signos - revista Colaboraciones   Vie Feb 27 2009, 22:14

4. Expansión de la LSE en nuevos ámbitos

En la década de los noventa, se suceden una serie de acontecimientos muy relevantes en nuestro país, que sin duda contribuyen a elevar a un mayor estatus la LSE, ya que se incorpora a nuevos ámbitos (medios de comunicación, administración pública, educación, etc.) y extiende sus dominios de uso.

En el año 1990, María Ángeles Rodríguez lee su tesis doctoral sobre un estudio descriptivo de la LSE. Es la primera investigación lingüística que se realiza en España y constituye un punto de referencia fundamental para posteriores investigaciones que en la actualidad se están llevando a cabo (3). Dos años más tarde, la CNSE publica su obra con el título Lenguaje de Signos. En ese mismo año, se celebran las Jornadas sobre Nuestra Identidad, acontecimiento que supuso un despertar para la propia comunidad sorda en nuestro país que comienza a reivindicar el uso de su lengua y el derecho a utilizarla en todos los ámbitos.

3 En múltiples Universidades de España, se están llevando a cabo trabajos de investigación muy relevantes en distintas áreas. Destacamos las Universidades de Alicante, Valencia, A Coruña, Málaga, etc.

En el ámbito de legislativo, debido a la presión ejercida por el movimiento asociativo de personas sordas ante el derecho de que se reconozca legalmente su lengua, comenzaron a elaborarse propuestas no de ley sobre la importancia de la lengua de signos que fueron aprobadas en diversos Parlamentos Autonómicos, así como diversas iniciativas en algunos plenos de Ayuntamientos. En ese mismo año, el Consejo de Ministros aprobó un Real Decreto (2060/1995) por el que se establece el título de Técnico Superior en Interpretación de la Lengua de Signos y sus correspondientes enseñanzas mínimas. En el año 1999, el Ministerio de Educación y Cultura y el de Trabajo y Asuntos Sociales elaboran un informe muy favorable sobre la utilización de la lengua de signos, donde se contemplan una serie de medidas para la paulatina incorporación de esta lengua en el ámbito educativo, laboral y de servicios sociales.

En el año 2000, la CNSE pone en marcha el Plan de Acción para el reconocimiento legal de la LSE, plan orientado a la sensibilización política y social para el reconocimiento legal de la LSE. Finalizó en el 2003 tras reuniones con los presidentes y presidentas de quince Comunidades Autónomas. En el 2001, se celebra el Año Europeo de las Lenguas, designado por la Unión Europea y el Consejo de Europa.

En este sentido, la CNSE llevó a cabo una importante campaña de sensibilización y difusión social (4). En ese mismo año, se llevó a cabo el I Congreso Nacional de LSE, organizado por la Universidad de Alicante y la CNSE con la colaboración de la Federación de Personas Sordas de la Comunidad Valenciana (FESORD CV). Fue el primer congreso, y tercer encuentro, en el que el mundo académico y el movimiento asociativo de personas sordas buscan un espacio común de intercambio de experiencias y conocimientos. El segundo congreso se llevó a cabo en Valladolid cuatro años más tarde.

4 Disponible en: http://europa.eu.int/comm/education/policies/ lang/awareness/projects/project9_es.html
En el año 2003 sale a la luz la Ley 51/2003, de 2 de Diciembre, de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad, y se establece en su Disposición Final Duodécima un plazo para regular los efectos que surtirá la lengua de signos española. En ese mismo año, se publica la Ley Orgánica 19/2003, de 23 de diciembre, de modificación de la Ley de Enjuiciamiento Civil y la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por las que, por vez primera, se regula la disponibilidad de intérpretes de LSE en este tipo de procesos judiciales. Finalmente, gracias a todos estos esfuerzos se ha conseguido que, en la actualidad, el pasado 28 de Junio del 2007, se reconociera las lenguas de signos en España y se regula por lo tanto, “el derecho a su aprendizaje, conocimiento y uso, y se establecen y garantizan los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas”.
Por lo que respecta a los medios de comunicación y nuevas tecnologías, en el año 1978 comenzó a emitirse un programa en LSE de carácter semanal en Televisión Española con una duración de treinta minutos, que cuando finalizó su emisión, en 1982, fue sustituido por un informativo diario interpretado a la LSE de cinco minutos de duración. También desde el año 1997, a iniciativa de la CNSE, el Canal 2 de Televisión Española tiene un programa informativo de treinta minutos los sábados por la mañana: En otras palabras.
Paralelamente, algunas televisiones autonómicas han incorporado la lengua de signos en algunos de sus informativos, bien a través de la interpretación o mediante la presencia de presentadoras y presentadores sordos. En Andalucía desde el año 1995, Canal Sur, a través de la empresa Signovisión de la Federación Andaluza de Asociaciones de Personas Sordas (FAAS) emite un programa hecho por y para personas sordas: Telesigno.

En el año 2004, la FAAS crea Diariosigno, un periódico con noticias específicas de la comunidad sorda y de carácter general que se difunde vía Internet, tanto en LSE como en lengua castellana escrita. Actualmente son numerosos los portales específicos para personas sordas que ofrecen sus contenidos en Lengua de signos, además se está incrementando el número de Webs de instituciones públicas y privadas que, con la intención de hacerlas accesibles, incluyen vídeos en LSE de sus contenidos.
En el ámbito educativo, ya desde 1995 se observan referencias legislativas con respecto a la educación del alumnado sordo y la incorporación de la LSE en los centros, el Real Decreto 696/1995, de 28 de abril, de Ordenación de la educación de los alumnos y alumnas con necesidades educativas especiales recoge la necesidad de que la Administración Educativa favorezca el reconocimiento legal de la LSE y facilite su uso en los centros que escolaricen alumnos y alumnas con necesidades educativas asociadas a la discapacidad auditiva. En esta misma línea se viene pronunciando el Consejo Escolar del Estado que incluye en sus Informes sobre el estado y situación del Sistema Educativo (curso 92/94 y 2000/2001) la necesidad de configurar la LSE, lengua natural y propia del colectivo sordo, como una vía eficaz de acceso al currículum escolar.
En el año 1993, la CNSE firma un convenio de colaboración con el entonces Ministerio de Educación y Cultura, para introducir asesoras y asesores sordos en educación infantil y primaria en centros específicos, los cuales estaban diseñando una metodología bilingüe para sus alumnas y alumnos sordos, e intérpretes de LSE en centros de secundaria donde estaban matriculados jóvenes con discapacidad auditiva. En la actualidad, son las propias Consejerías de Educación de las distintas Comunidades Autónomas las que, bien a través de convenios firmados con las federaciones territoriales o ellas mismas, incorporan asesoras y asesores sordos en infantil y primaria e intérpretes en secundaria. Asimismo, en la primera mitad de los años noventa se pusieron en marcha en España experiencias bilingües en LSE y castellano. Aunque la red de centros bilingües es aún muy escasa, estas experiencias se han extendido a Comunidades Autónomas como Andalucía, Cataluña, Islas Canarias, Madrid o País Vasco.
Por otra parte, la puesta en marcha del Ciclo Formativo de Interpretación en Lengua de Signos comenzó en el año 1998 y en la actualidad son numerosas las Comunidades Autónomas donde se están impartiendo estas enseñanzas. El convenio entre la CNSE y el Ministerio de Educación y Ciencia sigue vigente, y en el año 2003 se publica el Libro Blanco de la Lengua de signos española en el Sistema Educativo, un documento que recoge las orientaciones básicas para la elaboración del currículo de la LSE. Fruto de este trabajo, en la actualidad se cuenta con una Propuesta Curricular de la LSE para las etapas de Educación Infantil, Primaria y Secundaria, en el que se describen los objetivos, los contenidos y los criterios de evaluación secuenciados para cada uno de los ciclos.
Como se ha descrito hasta el momento, ha habido un gran incremento de los ámbitos de uso y la diversificación de escenarios y profesionales que toman a la LSE como objeto principal para el desempeño de sus funciones, por lo que, desde 1998, la CNSE y sus federaciones han liderado la formación de especialistas en LSE que en la actualidad se desarrolla en el marco de la Formación Profesional Ocupacional, tomando el relevo a la formación que ya se venía ofertando para profesorado de LSE y asesoras y asesores sordos para los centros educativos.
Sin embargo cabe destacar que aún no se ha diseñado ni desarrollado una formación de carácter reglado.
En la Administración Pública, la incorporación de la LSE se realiza fundamentalmente a través de convenios establecidos por parte de la Administración con el movimiento asociativo de personas sordas para la contratación de intérpretes.
Ante esta expansión del uso de la LSE en nuevos ámbitos hasta la fecha desconocidos, los retos planteados son evidentes y hasta cierto punto lógicos: la participación activa por parte de las personas sordas en la vida social de nuestro país nos obliga a plantearnos cuestiones como las de la creación léxica, la difusión de neologismos, la estandarización de la LSE, la formación de intérpretes de LSE, la enseñanza de esta lengua como primera lengua a los niños y niñas sordos y los escasos conocimientos que en la actualidad se tiene sobre el funcionamiento interno de este sistema, el uso que se está llevando a cabo por parte de los medios de comunicación de esta lengua, etc. Ante esta transformación y estos cambios favorables, la CNSE ha asumido la responsabilidad de llevar a cabo una planificación lingüística que implica asimismo a las organizaciones de personas sordas a nivel autonómico tanto en la toma de decisiones como en la ejecución de las mismas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://signapuntes.8forum.info
Admin
Admin


Cantidad de envíos : 3851
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Lengua de Signos - revista Colaboraciones   Vie Feb 27 2009, 22:16

5. Análisis de la situación actual de la LSE
Hay que poner de relieve que la planificación lingüística es, sobre todo, una intervención, ya que asume la tarea de actuar sobre el curso normal de los acontecimientos para influir de esta manera en el futuro uso de la lengua. Asimismo es sistemática, pues consiste en diseñar y coordinar una serie de actividades con las que afrontar los problemas lingüísticos y no lingüísticos. Para ello requiere un análisis cuidadoso de la situación y de cuáles son los resultados que se persiguen.

A continuación, se procede a destacar los puntos fuertes y débiles más relevantes de la LSE en cada uno de los siguientes ámbitos: educación y familia; administraciones públicas y servicios; medios de comunicación social, telecomunicaciones y sociedad de la información:

5.1. Educación y familia

La LSE se incluye cada vez con más frecuencia en los proyectos educativos de más centros escolares. Aumenta la demanda por parte del alumnado usuario de la LSE y de sus familias de contar con una respuesta educativa que incluya la LSE, no sólo como lengua de acceso al currículo, sino como un área curricular más dentro de los planes de estudio. Es decir, desde la administración educativa se fomenta la opción bilingüe y bicultural, aunque es cierto que los recursos aún siguen siendo muy escasos.

En cuanto a la formación de intérpretes, el nivel 3 de la formación profesional no se corresponde con una adecuada formación de estos profesionales, tal y como ahora está ocurriendo. Desde el movimiento asociativo se apuesta porque esta formación la asuma la propia universidad, dentro de sus estudios de traducción e interpretación, situando a estos trabajadores al mismo nivel que los intérpretes de lenguas habladas.

La profesión de especialistas en LSE no está regulada y, al igual que en el caso de intérpretes, se apuesta por la creación de una titulación adecuada.

Persiste la creencia errónea, heredada del Congreso de Milán, de que la LS no favorece el desarrollo de la lengua castellana o de la lengua propia de la comunidad autónoma. Es necesario que se oferten cursos gratuitos de LSE a las familias con miembros sordos desde la administración pública.

A pesar de que en los últimos años ha habido investigaciones sobre este sistema lingüístico, los recursos destinados a las mismas son muy insuficientes. Es de vital importancia que para educar desde una opción bilingüe así como para formar adecuadamente a los intérpretes de esta lengua, conozcamos con exhaustividad su funcionamiento interno.

La enseñanza de la lengua de signos debería estar presente no sólo en los centros de primaria y secundaria como asignatura optativa para el alumnado oyente, tal y como ocurre en países de nuestro entorno europeo, sino como materia obligatoria para los maestros y maestras de audición y lenguaje así como los de pedagogía terapéutica. Asimismo, debería impartirse en las Escuelas Oficiales de Idiomas, como de hecho están otras lenguas habladas como el gallego, el euskera o el catalán.

En secundaria así como en enseñanza superior, la incorporación de intérpretes es una necesidad imperiosa, y ha de ser la propia administración quien contrate a estos profesionales creando la categoría laboral precisa para ello por parte de las distintas Consejerías de Educación.
5.2. Administraciones públicas y servicios

Las lenguas de signos en nuestro país apenas están presentes en la administración pública y la formación lingüística del personal funcionario es prácticamente nula. La oferta y demanda de servicios de interpretación aumenta pero el número de intérpretes para cubrir todas las necesidades en los distintos ámbitos sigue siendo muy escaso.

En el ámbito sanitario y judicial, no disponen de un profesional de la interpretación que atienda al colectivo de personas sordas que precisen de estos servicios.

Los recursos destinados a las acciones de normalización lingüística de la LSE varían de unas comunidades autónomas a otras; esto está ligado en la mayoría de ocasiones a la sensibilidad de sus respectivos gobiernos en cuanto a las barreras de comunicación.
5.3. Medios de comunicación social, telecomunicaciones y sociedad de la información

A pesar del preponderante papel de la televisión para la normalización de la Lengua de signos, son muy pocos los programas en esta lengua y ninguno para niños y niñas sordos. Se precisan por lo tanto que las televisiones estatales, autonómicas o locales cuenten en sus plantillas con profesionales sordos signantes e intérpretes de LSE.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://signapuntes.8forum.info
Admin
Admin


Cantidad de envíos : 3851
Fecha de inscripción : 18/11/2008

MensajeTema: Re: Lengua de Signos - revista Colaboraciones   Vie Feb 27 2009, 22:17

6. La situación de la Lengua de signos en Andalucía
Centrándonos en Andalucía, la Federación Andaluza de personas sordas (en adelante, FAAS) es la máxima organización que representa a las personas sordas en nuestra comunidad. Se trata de una entidad con una larga trayectoria, adherida desde su creación a la CNSE, persigue mejorar la calidad de vida de las personas sordas andaluzas. A ella están adheridas 16 asociaciones locales y provinciales.

Entre sus objetivos destaca el llevar a cabo acciones para la normalización lingüística de la lengua de signos española en el territorio andaluz.

Por lo que respecta al ámbito educativo, la Consejería de Educación siempre ha estado muy receptiva a las necesidades de la población sorda, de hecho a partir del año 95 firmó un convenio con la Federación Andaluza de asociaciones de personas sordas con el fin de incorporar intérpretes de LSE en centros de educación secundaria con alumnado sordo. En la actualidad se está tramitando la categoría profesional de Intérprete de lengua de signos en el ámbito no universitario.

En el año 1997 se publicó en el BOJA, el currículo de Técnico superior en interpretación de lengua de signos. Desde el curso 1998-1999, la administración educativa puso en marcha esta formación específica y constituye en la actualidad, un ciclo formativo con una elevada demanda, así como un importante elemento de inserción laboral. Además son numerosos los centros educativos que han comenzado a desarrollar experiencias bilingües (LSE-lengua castellana).

En la LEA, se hace referencia explícita al fomento de la educación bilingüe del alumnado sordo, así como se está empezando a reivindicar el aprendizaje de esta lengua en las escuelas oficiales de idiomas como una lengua más teniendo en cuenta el reciente reconocimiento de la misma por parte del parlamento español. Por lo que respecta al ámbito laboral, a través de la Consejería de Empleo, cualquier persona sorda que quiera acceder a un curso de formación ocupacional, tiene derecho a un intérprete, lo mismo va a ocurrir con la formación continua. En los medios de comunicación, merece destacar el programa Telesigno, programa emitido por Canal Sur, hecho por y para personas sordas, con una duración de 30 minutos semanales.

En definitiva, estamos ante un momento crucial para la comunidad sorda y su lengua. El reconocimiento de la misma va a suponer en los próximos meses, que por parte de la administración estatal, autonómica y local, se tomen una serie de medidas concretas para el uso, conocimiento y aprendizaje de su lengua.


Bibliografía
AKMAJIAN, A. et al. 1990. Linguistics: An introduction to language and communication.
Cambridge: MIT Press.
CRYSTAL, D. 1994. Enciclopedia del lenguaje de la Universidad de Cambridge. Madrid:
Taurus.
HOCKETT, Ch. 1960. “The origin of Speech” En: Scientific American. 203: 88-96.
LYONS, J. 1977. Semantics. Cambridge: Cambridge University Press.
MARTÍNEZ CELDRÁN, E. 1996. El sonido en la comunicación humana. Barcelona: Octaedro.
MORENO RODRÍGUEZ, A. 2000. La Comunidad Sorda: Aspectos Psicológicos y Sociológicos.
Madrid: Fundación CNSE.
MORENO CABRERA, J. C. 1997. Introducción a la lingüística. Enfoque tipológico y universalista.
Madrid: Síntesis.
OSGOOD, Ch. 1980. “What is language?”
YULE, G. 1998. El lenguaje. Cambridge: Cambridge University Press.

Pilar Lara Burgos es profesora de Lengua y Literatura en el IES Alhambra de Granada.
Francisco Martínez Sánchez es profesor de Lengua y Literatura en el IES Alhadra de Almería.
Miguel Vega Expósito es profesor de la Facultad de Traducción e Interpretación. Universidad de Granada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://signapuntes.8forum.info
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Lengua de Signos - revista Colaboraciones   

Volver arriba Ir abajo
 
Lengua de Signos - revista Colaboraciones
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» No me saques la lengua.
» Buenas nuevas! La revista a punto de caramelo.
» 28-ABRIL-Portadas exclusivas de la revista EW con Edward, Bella y Jacob + Nuevos Stills de BD (Editado)
» 9 Junio-Scans de la revista "Corazon de Vampiro" (Mexico)
» 16-MARZO-Scans de la revista ''Cuore'' (España)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
SIGNApuntes - (lengua de signos) :: APUNTES :: LINGÜISTICA DE LA L.S.-
Cambiar a: